Yasuní destapa al Presidente

THE AMAZON PINK DOLPHIN’S VOICE

SELVA-Vida Sin Fronteras: 21/04/2014

DownloadedFile-1

Yasuní destapa al Presidente

Por: José Hernández

Director Adjunto

El Yasuní costará muelas a este Gobierno. Es el ejemplo más palmario y más patético de que borró con el codo lo que escribió con la mano.

De paso, la mal llamada Revolución Ciudadana se quedó sin imaginario alguno. Primero, porque el síndrome de Adán quedó sepultado en Montecristi: apenas se votó la Constitución, el aparato correísta comenzó a violarla.

Enseguida, Correa posicionó la estrategia de la victimización. Vació la política para relacionarse con el electorado y esa línea, meramente emotiva, llegó el frenesí, por las razones que fuese, el 30-S. La modernización, que tomó la posta, solo conmueve a los tecnócratas que sueñan con hacer de Yachay una sucursal de Silicon Valley. Ojalá lo logren.

En ese camino, hay que situar al Yasuní. Correa cree que vendió un mero canje: plata por conservación. Y que como no logró lo primero, debe destruir (un poquito, dice él) de lo que quiso preservar.

Ese raciocinio es una bomba de tiempo para él y su Gobierno. Por una razón sencilla: al promover la no explotación del Yasuní, él estructuró el único imaginario que ha parido su Gobierno tras haber querido, en la retórica, hacer tabla rasa del pasado. Los chicos que ahora enfrenta son los herederos directos del sueño promovido por él. Esa generación llegó a la vida pública precisamente como protagonistas de esa cultura-mundo de la cual habla Lipovetsky en El Occidente globalizado. Una cultura que consagra, dice él, “dos grandes ideologías o corrientes de pensamiento de esencia cosmopolita: la ecología y los derechos humanos”. Correa, sin quererlo -ahora se ve- dió cuerpo a un imaginario que no es ecuatoriano: es universal. Y data. En 1988 Time declaró la Tierra en peligro. Al Gore dijo en 2006, con todos los bemoles, verdades incómodas a los países industrializados sobre el calentamiento global. James Cameron filmó Avatar en 2009 y se volvió el director más taquillero de la historia. Tokyo, una ciudad con graves problemas ambientales, se ha dado una tarea: ser una ciudad verde de aquí al 2020 cuando será sede de los Juegos Olímpicos. Alertas y ejemplos pudieran multiplicarse. Todos muestran que el mayor reto para la humanidad se ha vuelto la preservación de la tierra.

Correa empujó en esa dirección y, de un toque, se devolvió. Ahora sigue hablando de los réditos de explotar el Yasuní (18 mil millones de dólares) cuando es esa lógica, precisamente, la que tiene la tierra al borde del desastre. Ser contemporáneo no es, entonces, explotar el Yasuní: es encontrar alternativas reales para no hacerlo. Se trata de ser responsables con la tierra, sin dejar de serlo con los más desfavorecidos. Ese reto ataña al Presidente, a todos los políticos y a los ciudadanos. Pero Correa, después de sintonizar con esa urgencia, borró con el cod o lo que escribió con la mano. Y en una actitud política y moral de una rara cicatería, ahora pretende enlodar la expresión más noble y más visionaria que emerge en el escenario político nacional: la de los Yasunidos.

Es mezquino llamarlos vagos, desafiarlos a recoger firmas y, cuando lo hacen, mezclarlos con la supuesta partidocracia, acusarlos de tramposos, invalidar esas firmas que ni siquiera han sido verificadas, aupar desde el Gobierno otra consulta… Es innoble que el CNE incline la mesa de la forma en que lo hace: multiplicar las talanqueras, dar prelación a las formalidades y sumar una tras otra en vez de facilitar la expresión de un derecho y, finalmente, escrutar las firmas en un recinto militar… Todo eso lleva a una conclusión (que ojalá el correísmo desmienta): no habrá consulta popular sobre el Yasuní. ¿Acaso esa no es la forma en que las democracias zanjan las grandes decisiones? Correa se puso zancadilla en este caso. No solo eso: hipoteca el electorado joven que él arrastró a la escena pública. Y sobre todo da la espalda a un tema fundamental de la política contemporánea: la preservación de la tierra. No es casual: el otro tema fundamental, el respeto de los derechos humanos, también lo trata con una visión añeja. Por eso coincide con Santos en el desconocimiento de los entes encargados de protegerlos. El Yasuní lo vuelve a retratar como el político ultraconservador que niega ser.

…pretende enlodar la expresión más noble y visionaria que emerge en el escenario político nacional: la de los Yasunidos

Source: DIARIO HOY

Gobierno de Ecuador busca anular 200.000 firmas para evitar el referéndum sobre Yasuní

El colectivo Yasunidos denunció que se violaron las cajas selladas de los documentos de identidad de los recolectores dejando fuera numerosas listas de votos
Manifestación en Ecuador contra etnocidio por Yasuní, abril de 2014. ( RODRIGO B
Manifestación en Ecuador contra etnocidio por Yasuní, abril de 2014. 

El colectivo de Yasunidos festejó el 12 de abril la recolección de unas 750 mil firmas para lograr que se haga un referéndum sobre la explotación de petróleo en Yasuní pero cuatro días después denunció la violación de las listas de recolectores de votos por parte del Consejo Nacional Electoral CNE, lo que significaría que quieren invalidar unas 200 mil firmas, anulando así el proceso.

Inmediatas reacciones se sintieron en todos los sectores ante el posible rechazo del Gobierno a realizar la consulta popular. Para lograr el referéndum el colectivo necesita el cinco por ciento del censo electoral. Habían logrado unas 150 mil firmas extras.

En una conferencia de prensa, Yasunidos denunció las irregularidades creadas para invalidar todos los votos que ellos recogieron. Esto sucedió por la ruptura de la cadena de custodia de las cajas que contenían las cédulas de identidad de los recolectores, y que en teoría no podía ser abierta sin la presencia de ellos, explicó Patricia, una de las representantes.

“Pudimos observar cómo fueron manipuladas estas cédulas de identidad sin la presencia de ninguno de nosotros”, dijo.

“Quienes actuamos como recolectores de firmas vamos a mantener celosamente las historias de todas aquellas personas que se acercaron a nosotros y nos confiaron sus firmas”, declaró otra de las representantes.

A su vez Patricia explicó que a petición del mismo CNE las personas de Participación Ciudadana le entregaron dos copias de la recolección. Ahora descubrieron que una de las copias no coincidía con el foliado original. “Nos sentimos perjudicados al no tener ya confianza en el proceso”, dijo.

“Somos más de 1.400 recolectores y las firmas representan la voluntad popular”, acusó Fabricio Astudillo, uno de los recolectores afectados.

“Por estas inconsistencias, por esta ruptura de la cadena de custodia ya no somos 1.400 sino que somos menos…aquí está ocurriendo algo grave. Yo le digo entonces al Consejo Electoral que aquí estamos, aquí están nuestras cédulas, aquí esta nuestra responsabilidad”, dijo Astudillo.

“Son más de 750 mil personas que quieren una consulta popular. No vamos a dejar tumbar la consulta popular, menos por formulismos”, agregó.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, Humberto Cholango, declaró por su parte que las comunidades amazónicas “preparan acciones para defender al Yasuní si el Gobierno rechaza una consulta”, según El Diario.

En cambio Roque Sevilla, quien fuera el primer presidente de la comisión técnica de la Iniciativa ITT hasta enero de 2010, declaró que “está convencido de que no se celebrará la consulta”, según El Diario el 16 de abril. “El motivo que aduce es que esta explotación está ligada a la construcción de la Refinería del Pacífico, una obra de 12 millones de dólares que solo será rentable procesando los crudos pesados procedentes del ITT. Cuando era presidente de la comisión, hicieron una presentación del origen de los 100.000 barriles que necesitaría la refinería para funcionar y tengo los documentos que lo acredita”, aseguró.

A su vez Daniel Ortega, representante del Gobierno, apuntó sobre los beneficios de la extracción de petróleo restando importancia a los daños, asegurando que los Gobiernos autónomos recibirían un 12 por ciento de las utilidades, informó El Diario.

Una de las críticas al proyecto Yasuní son los irreparables efectos secundarios en la región además de la violación de los territorios indígenas. Sin embargo el Presidente Rafael Correa y su Gobierno aseguran que los daños corresponden solo al 1 x 1000, dicho que fue ampliamente rebatido por especialistas, y le significó al partido del gobierno perder votos en las últimas elecciones.

Durante la conferencia sobre las irregularidades del CNE, David Suarez de la red de Yasunidos describió que “al romper la cadena de custodia y al caer en la inconsistencia demuestra que no solamente la naturaleza y los pueblos están en peligro de extinción sino de la democracia”, dijo Suarez, destacando el derecho a que todos y especialmente los jóvenes puedan debatir y decidir el destino del país con la consulta popular.

Source: LA GRAN ÉPOCA

Estudio concluye que área afectada en el Yasuní será mayor a lo señalado por Correa

 

Un minucioso estudio del Colectivo Geografía Crítica y expertos en cartografía concluyó que el área afectada por las actividades petroleras en el bloque 43 del Parque Nacional Yasuní será del 44,09 por mil y no del uno por mil, como afirma el Gobierno.A esta conclusión llegaron luego de que se desarrollarán actividades de simulación basadas en seis parámetros y tomando como referencia las 982.000 hectáreas que, según información oficial, conforman el área total del parque.

El estudio estuvo a cargo del citado colectivo y de los expertos Massimo De Marchi y Eugenio Pappalardo.

El mismo incluyó información sobre el impacto de la prospección sísmica, etapa de exploración que implica el uso de explosivos, así como la instalación de plataformas, la apertura de caminos –y cómo estos influyen en la caza y tala ilegales-, etc.

De acuerdo al geógrafo del colectivo, Manuel Bayón, no sólo se tomaron en cuenta las hectáreas deforestadas, sino también los daños al ecosistema y al territorio. El experto indicó que en el informe se establecieron los valores de medición más bajos.

Avistamiento de indígenasEn otros aspectos, el colectivo Yasunidos y el Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES) exigieron al Gobierno que paralice las actividades petroleras en el parque porque se habrían registrado recientes avistamientos de indígenas en aislamiento voluntario en la zona del proyecto.

El presidente del CDES demandó al presidente Rafael Correa cumplir su promesa de octubre del año pasado de “suspender” el proyecto si hubiera avistamientos de indígenas “aislados” tagaeris y taromenanes.

Firmas para el referéndumEl colectivo Yasunidos, anunció ayer que está a punto de completar las 600 mil firmas necesarias para realizar un referéndum sobre la explotación del petróleo del parque.

Afirmó que las entregará al Consejo Nacional Electoral (CNE) el 11 de abril.

Como parte de su campaña, los activistas del referido colectivo ingresaron ayer a la Asamblea Nacional buscando firmas de los legisladores, pero fueron impedidos de su propósito por un grupo de policías.

El proyecto YasuníEl proyecto petrolero en el parque Yasuní pretende extraer 225.000 barriles diarios de petróleo (275 millones de barriles anuales), y está a cargo de la empresa Petroamazonas.

La iniciativa contempla la instalación de siete plataformas en los tres campos -Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT)-, bajo un sistema de perforación de racimos que permitiría la extracción de crudo de cientos de pozos evitando ruidos y la emisión de CO2, según fuentes oficiales.

El Parque Nacional Yasuní, fue creado en 1979 y declarado por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biósfera en 1989. Tiene 982 mil hectáreas en la cuenca del Alto Napo en la Amazonía y cuenta con 2.274 clases de árboles y arbustos, donde viven pueblos indígenas en aislamiento y no contactados.

 

Source: REBELIÓN

Editorial: SELVA-Vida Sin Fronteras

Selvavidasinfronteras.wordpress.com

Editorial Committee

David Dunham

Arno Ambrosius

Gustavo López Ospina

Mariana Almeida

Pieter Jan Brouwer

Assistant: Emilia Romero

SELVA Vida Sin Fronteras acknowledges Kevin Schafer’s important contribution towards protecting the highly endangered Amazon pink fresh water dolphin. Title photographs of our “The Amazon Pink Dolphin’s Voice” were taken by Mr. Schafer

 

Advertisements

~ by FSVSF Admin on 21 April, 2014.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: