Simón Pachano y León Roldós: Reflexiones sobre las elecciones Municipales 2014

The Amazon Pink Dolphin’s Voice

SELVA-Vida Sin Fronteras: 28/02/2014

simonpachano

Simón Pachano

Antes y después

Independientemente de los resultados electorales, que serán ya conocidos cuando se difunda este artículo, estas elecciones marcarán un antes y un después. Para comenzar, la campaña deja establecida como una realidad la incapacidad de las autoridades electorales para regular a los actores políticos, especialmente a los funcionarios en ejercicio. Ha sido evidente la utilización de la posición privilegiada de estos para incidir en la campaña, independientemente de que lo hagan o no con recursos públicos y que estén amparados en leyes hechas ad hoc o mal hechas. Es claramente innecesaria una autoridad electoral que apenas puede limitarse a formular un exhorto y, peor aún, que debe resignarse a que se lo devuelvan con ironías y tenga que quedarse cruzada de brazos. No se trata, por cierto, de llegar a la barbaridad que hizo su antecesor al destituir a 57 diputados (inaugurando un nuevo tipo de golpe), pero sí de establecer las condiciones mínimas para que la elección sea limpia y equitativa.

Un segundo hecho es que, a pesar de los intentos por homogeneizar la representación política, se mantendrá la tradicional diversidad territorial. En un buen número de provincias y ciudades la campaña enfrentó a actores locales más que a organizaciones nacionales. En parte esto se debe a la inexistencia de partidos y movimientos de alcance nacional, pero también a la lógica de este tipo de elección, que se asemeja más a un juego de ligas barriales que a un campeonato de primera división (sin que esto signifique un juicio de valor, simplemente una identificación de niveles). Obviamente, la excepción es Alianza PAIS, pero esta agrupación tampoco pudo escapar de esa realidad fragmentada y debió establecer múltiples alianzas en varias provincias y cantones, tanto con grupos locales como con otros que tienen etiqueta nacional.

Esa misma diversidad le jugó una mala pasada al movimiento gubernamental cuando comprobó que ya no era fácil endosar los votos que le pertenecen al líder. En elecciones anteriores se había producido esa transferencia, en especial cuando se trataba de elecciones de asambleístas, pero ahora parece que la realidad será algo diferente. La información proporcionada por las encuestas, la única fuente medianamente confiable en el momento de escribir este artículo, en la mañana del viernes, anuncia más de una sorpresa en ese sentido. Es probable que estas se equivoquen o que finalmente el alto número de indecisos defina una tendencia favorable al Gobierno, pero la desesperación que invadió a sus dirigentes durante los últimos días de campaña no puede haber sido gratuita. Percibieron que había un problema de fondo, seguramente un aspecto que no habían considerado en sus cálculos y tuvieron que sacar toda la artillería.

Un último resultado de trascendencia será el cambio de correlación de fuerzas internas en AP. Las dificultades que se presentaron en Quito le pasarán factura a uno de los sectores de izquierda de esa agrupación. Sus socios de la derecha –los de la matriz productiva– y la otra facción de izquierda –la que estuvo callada en la campaña– deben estar frotándose las manos.

 

En el día después

¿Qué va a pasar en los días que vienen?
Pasado el 23 de febrero, ojalá sospechas de prácticas de fraude no tengan lugar y, si se evidencian, que se investiguen y sancionen.

No escandalizar sino establecer la verdad debe ser la consigna.

La verdad no necesariamente estará en la versión oficial ni en los contradictores, pero el tufo de la no imparcialidad de la autoridad electoral, al ser extremadamente permisivos con unos y machetear a otros, en el manejo de la publicidad de entidades del sector público y la electoral, entre otras circunstancias, en la época de campaña, no fue un buen precedente para generar confiabilidad.

Sinceramente, prefiero confiar en que los resultados alejen los riesgos de sustituir votos por actas, en una versión siglo XXI del viejo dicho “el que cuenta los votos elige”.

Y los actores, ¿qué?
Los extremos podrían ser que asuman la soberbia del triunfalismo o caigan en la indignación del que va por ofender a sus contradictores o a los que no les dieron su voto u opinaron contra su protagonismo, sean o no candidatos.

¿Será mucho pedir que todos estén por sobre las miserias de comportamientos sesgados y sientan que en democracia sin fraudes gana el Ecuador en su diversidad de pensar y decidir?

Las tareas siguientes de los elegidos
La primera, que todos los prefectos, alcaldes y concejales que sean proclamados como tales, asuman serlo, aun aquellos que sientan que sin la voluntad que los impulsó ni siquiera habrían sido candidatos.

¿Qué implica aquello?, ni ser ni parecer sometido o recadero.

La segunda, no asumir que el cargo es trampolín para impulsarse a otros espacios. Y esto es muy importante respecto a los que quieren escalar con el auspicio del protector, pero también respecto a los críticos del poder central.

En democracia debe convivirse, sin bajar la cerviz para humillarse ni para, a pretexto de elevarla, engreírse o ensoberbecerse.

Quienes queden ejerciendo las dignidades de los gobiernos seccionales deben saber que ahí no están para privilegiar ni confrontar con el gobierno central.

¿Qué esperar del presidente y su entorno?
Por un lado, impulsar relaciones con todos los gobiernos seccionales, sean los elegidos de su lista 35 o los de otras fuerzas políticas.

Personalmente creo que fue un error generar la percepción de que los votos del 23 de febrero del 2014 debían entenderse de adhesión o de censura al presidente Correa y peor sostener equivocadamente que se repetiría aquello del 2013 cuando coparon el 73% de los escaños legislativos, porque nunca el presidente se ha acercado a tener casi tres cuartas partes de la población, sino que el método de la asignación de escaños, que impuso el Gobierno el año 2012, generó el efecto de mayoría dominante.

El autoengaño usualmente es de los peores engaños.

Y lo más importante: sentir y actuar pensando en generar mayor confianza en el Ecuador, no solo de los que el gobernante piensa que son “suyos”, sino también de los que él sabe que discrepan.

El compositor Rubén Blades, respecto a Venezuela, ha señalado cuán triste es un país polarizado, en que quien discrepa del poder es “un burgués parásito, agente de la CIA, vendido al imperio” y quien va a favor del Gobierno –en el caso de Venezuela– “es un comunista, maleante, vendido a Cuba y a los Castro”.

A veces como que en el Ecuador estamos cayendo en algo parecido, sin que la tacha al gobernante, en el caso de diversos sectores de oposición, sea ideológica, sino más a las prácticas de autoritarismo y a la concentración de las decisiones de todas las funciones y espacios del poder, no sé cuánto por miedo de los que renuncian a tener criterio y decisión, porque más cómodo y “seguro”, para la estabilidad en los puestos que estén, es allanarse a lo que es voluntad del gobernante o de su entorno –o perciben que la es–.

Temas sensibles
Hay varios, citaré tres:
La vigencia del Código Orgánico Integral Penal. No es cierto que su conocimiento haya llegado a la mayoría de los ciudadanos para quienes se lo ha dictado. El gobernante –también su entorno– cita algunos artículos que promociona como buenos para la ciudadanía, pero el nivel real de criminalización que conlleva es de conocimiento de pocos. Ya está promulgado, pero ojalá haya un debate real de modo que si se detectan normas que conllevan riesgos de abusos del poder, de fiscalía y de jueces de lo penal se los visualice.

El modelo del endeudamiento interno y externo –a noviembre del 2013 ascendió a USD 22.485,5 millones– que a valor nominal rebasa los niveles de cualquier año anterior, pero que vinculado con el PIB actual –después de algunos años de bonanza petrolera y de notable incremento de la recaudación tributaria– está en el 25%, creciendo a un ritmo cercano a cuatro mil millones de dólares al año.

Que otros países estén más endeudados, así es, pero lo malo que hagan otros gobernantes no convierte en virtuoso lo que haga un gobierno. En teoría, la deuda bien invertida genera producción, pero esto no se produce de un año al año siguiente, sino que es un proceso cuyos resultados siempre serán en tiempo diferido.

El riesgo de desconfianza que podría generar una norma que estaría en el proyecto de nueva ley financiera, sobre el hecho que los flujos de dinero –que siempre deben ser por el sistema financiero– ya no solo estén sometidos a registro, que es el caso actual, sino a autorización de autoridad.

El lavado se previene –y puede perseguirse– por el registro, pero el temor a que la autoridad niegue una autorización de transferencia puede asustar a quienes hacen y demandan transferencias.

Bien sabe el presidente Correa la sensibilidad de la dolarización, que solo es posible con importantes flujos de dinero, por eso la reflexión que demando.

Pregunta
Para cerrar estas líneas, pregunto, ¿será posible pensar que ya no estamos en tiempos de campaña?

 

“…en democracia sin fraudes gana el Ecuador en su diversidad de pensar y decidir”.

 

Source: El Universo

 

Editorial: SELVA-Vida Sin Fronteras

Selvavidasinfronteras.wordpress.com

Editorial Committee

David Dunham

Arno Ambrosius

Gustavo López Ospina

Mariana Almeida

Pieter Jan Brouwer

Assistant: Emilia Romero

SELVA Vida Sin Fronteras acknowledges Kevin Schafer’s important contribution towards protecting the highly endangered Amazon pink fresh water dolphin. Title photographs of our “The Amazon Pink Dolphin’s Voice” were taken by Mr. Schafer. 

 

~ by FSVSF Admin on 28 February, 2014.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: