Oil penetration into the Yasuni claims an additional two indigenous lives

THE AMAZON PINK DOLPHIN’S VOICE-27/03/2013

Uncontacted Group Kills Two Natives in Ecuador

Posted by Scott Wallace on March 11, 2013
  Reprisals, “forced contact” campaign feared after attack in Yasuní National Park

 Native officials and conservationists fear possible reprisals in eastern Ecuador following an attack by uncontacted tribesmen that killed two Waorani Indians last week.

Waorani hunters, Yasuni National Park, Ecuador, 2012 photo by Scott Wallace

According to a preliminary investigation by officials from the Orellana Province public prosecutor’s office, the victims were speared to death last Tuesday morning while walking near their village of Yarentaro, located along the Maxus Oil Road within the Yasuní National Park. The victims were identified as Ompore Omeway, 70, and his wife, Bogueney, 64.

An elderly woman named Nemongona is said to have witnessed the attack after she fell behind the couple during their walk in the forest. In a statement released by the Organization of the Waorani Nationality of Orellana (ONWO), the witness said the assailants belonged to a clan of Taromenane , a branch of the Waorani who spurned contact with evangelical missionaries in the 1950s and continue to roam the forests of Yasuní as nomads.

As I reported in “Rain Forest for Sale,” National Geographic, January 2013, the contacted Waorani and their elusive bretheren maintain a complicated relationship, characterized by both fear and admiration. Contacted Waorani villagers often cultivate crops for their nomadic relatives to take as they wish, but they also remain wary of a people who have yet to be “civilized” and resort to violence in response to perceived threats.

ONWO’s statement indicates that the victims had sustained previous encounters with the elusive Taromenane, who reportedly conveyed their growing irritation over an influx of outsiders and increased industrial activity in the zone. The victims may have been attacked because of their inability to effectively channel the complaints. The incident occurred in the environs of an oil processing facility operated by the Spanish energy company REPSOL.

The Yasuní rain forest harbors some of the richest biodiversity in the world, as well as two uncontacted clans of Waorani, the Taromenane and the Tagaeri. But the region also holds large deposits of petroleum, and oil exploration continues to advance within the boundaries of the national park. Government agencies and oil companies are required to avoid activities that would endanger the wellbeing of the isolated indigenous groups. The government of President Rafael Correa has offered to postpone indefinitely oil exploration in the far eastern portion of the Yasuní in exchange for $3.6 billion in compensation from the international community.

ONWO has called on the government of Ecuador to immediately implement “precautionary measures” to protect the Taromenane and Tagaeri and vigorously opposes any efforts to make “forced contact” with the groups, as some authorities are advocating. Meanwhile, Waorani officials are seeking to dissuade relatives of the victims from launching a reprisal raid, which could have disastrous consequences for contacted and uncontacted Waorani alike.

Leaders of another native rights group, the Waorani Nationality of Ecuador (NAWE), say that oil exploration and illegal logging in the region have put mounting pressure on the isolated groups.

Scott Wallace writes about the environment and indigenous affairs for National Geographic and other publications. He is the author of The Unconquered: In Search of the Amazon’s Last Uncontacted TribesFor more information, please visit www.scottwallace.com.

Source:National Geographic

Ecuador: “uncontacted” Amazon group kills two

Reprisals are feared in a sensitive part of Ecuador’s Amazon rainforest following an attack by “uncontacted” tribesmen in which two members of the Waorani indigenous people were killed March 5. According to a preliminary investigation by the Orellana province public prosecutor’s office, the victims were speared to death while walking near their village of Yarentaro, located along the Maxus Oil Road—within both Yasuní National Park, and the Bloc 16 oil exploration division, being developed by Repsol. The victims were identified as a Waorani elder and his wife. A statement by the Organization of the Waorani Nationality of Orellana (ONWO) said the attackers were from an isolated band of the Tageiri-Taromenane, which has long had territorial disputes with the closely related Waorani. The Taromenane are said to be a branch of the Waorani who spurned contact with evangelical missionaries in the 1950s by retreating deeper into the forest, and now roam the interior Yasuní as nomads.
ONWO’s statement indicates the victims had previously had encounters with the elusive Taromenane, who reportedly conveyed their growing alarm over an influx of outsiders and extractive activity in the zone. While ostensibly committed to protecting isolated or “uncontacted” peoples within the park, Ecuador is also allowing oil exploration to continue within its boundaries. The government of President Rafael Correa has offered to halt oil exploration in the eastern sector of the park in exchange for $3.6 billion in compensation from the international community, but the deal awaits approval.

ONWO called on the government to immediately implement “precautionary measures” to protect the Taromenane and Tagaeri, and vigorously opposes any efforts to make “forced contact” with the groups, as some authorities advocate. Waorani leaders are meanwhile seeking to dissuade relatives of the victims from launching a reprisal raid. ONWO and the allied Waorani Nationality of Ecuador (NAWE) say that oil exploration and illegal logging in the zone place mounting pressure on the isolated groups. (Naitonal Georgraphic News Watch, March 11; Land Is Life, March 6)

Ironically, oil-rich Qatar is among the top donors to have pledged funds for the Yasuní-ITT Initiative—named for the park and the Ishpingo, Tambococha and Tiputini oil fields that lie within its borders. The plan’s backers plug Yasuní as “the biologically richest place on Earth,” and the Initiative as a “post-fossil fuel model of development” that builds on the sustainability principles of the Millennium Development Goals set out by the United Nations. The Initiative aims to keep reserves of 846 million barrels of oil indefinitely underground, and avoid the emission of 1.2 billion metric tons of carbon dioxide. Ecuador partnered with the UN Development Programme (UNDP) to establish the Yasuni-ITT Trust Fund in August 2010, with the objective of reaching the $3.6 billion target by 2024.

Until then, oil operations continue within the park. Daniel Ortega Pacheco, an adviser on environment and sustainable development to the foreign ministry, insists Ecuador is “doing its best to conserve biodiversity despite pressures from the population for measures to reduce poverty and meet other developmental demands.” He also asserts that President Correa’s government has already reduced deforetsation within Ecuador by 10%, and aims to acheive a 30% reduction. (Gulf Times, Qatar, March 16)

Source: WW4

Ecuador se quedó sin su único enlace con los pueblos no contactados

Una fotografía captada en el 2005. Ompore era un guerrero-cazador que decidió adentrarse en el espeso bosque para vivir solo. Fotos: Cortesía Fundación Alejandro Labaka

Había ocasiones en que algún grupo de indígenas no contactado llegaba a su casa o mientras transitaba por el bosque aparecía en forma repentina. En la mayoría de veces, conversaron y hasta le habrían planteado inquietudes y requerimientos.

Por eso a Ompore Omeway se lo consideraba como el único que mantenía encuentros inesperados con los tagaeri y taromenane, pueblos en aislamiento que superviven en la Amazonía ecuatoriana. Incluso desde el Plan de Medidas Cautelares se intentó que él sea parte del equipo de monitores de estos pueblos, pero no aceptó.

José Proaño, experto en temas sobre pueblos aislados, recuerda que desde hace algunos años Ompore relataba visitas de estos grupos a su casa. “Pero no como una señal de amistad o intención de contacto. Más bien por curiosidad hacia los objetos metálicos o plásticos que utilizaba el viejo huaorani (se calcula tenía alrededor de 60 años)”.

Pese a ese “acercamiento”, el 5 de marzo, Ompore murió atacado con 15 lanzas junto con Buganei Cayga, una de sus dos esposas. Se sospecha que habrían sido guerreros no contactados.

Ompore era el jerarca de Yarentaro, una comunidad huaorani asentada a un costado de la vía Maxuss, a cuatro horas en carro desde Coca, capital provincial de Orellana y en las proximidades del Parque Nacional Yasuní.

El misionero capuchino Miguel Ángel Cabodevilla, uno de los que más había tratado al jefe indígena, se lamentó que “con su muerte se llevó muchos secretos de los taromenane y tagaeri. Pero ese conocimiento no era para someter a estos grupos, sino para tratar de entenderlos en su cosmovisión”.

Quienes lo conocían lo recuerdan como alguien introvertido. Incluso sus costumbres eran muy similares a las de los no contactados. Prefería vivir solo en una onka (casa tradicional), que armó a tres horas -a pie- bosque adentro, desde donde está su clan. Allí no usaba casi nada de vestimenta.

Ese comportamiento tenía una razón. Él nació y creció en situación de aislamiento. Hasta que en 1976, cuando tenía más de 20 años, el vicario de Aguarico, Alejandro Labaka, contactó al clan de sus padres Mampaue y Pawa. Ompure era el hijo mayor y se volvió experto en preparar cerbatanas y lanzas, sabía de cacería, rastreaba las huellas y tenía una familia.

Cabodevilla lo describe como alguien extraordinariamente independiente. A tal punto que, según César Nihua, dirigente de la Organización Waorani de Orellana, Ompore decidió hace ocho años volver a la selva a vivir solo. Salía a su comunidad, con casas de madera y techos de zinc, únicamente a dejar carne de mono y de otros animales que cazaba. También llevaba yuca y chonta.

Cabodevilla agregó que esa cierta cercanía se debe a que hay indicios de que esos pueblos aislados son parte de los huaorani que se resistieron al contacto y prefirieron internarse en la selva .

Aunque casi siempre contaba haberlos visto, desde noviembre pasado Ompore estaba temeroso. La ‘relación’ se habría vuelto hostil.

Ahora desde el Ministerio de Justicia se insiste en esperar el informe de un peritaje especial, a pedido de la Fiscalía, para determinar el origen de las lanzas que mataron a los dos huaorani.

Pero Proaño y Cavodevilla insisten en que las muertes de Ompore y Buganei debe ser asimilada desde su cosmovisión.”A veces se trata de ver solo como una barbarie y no como una reafirmación cultural de los grupos. Responde a sus dinámicas culturales internas de guerra intrínseca”, asegura Proaño.

Los expertos afirman que el referente de estos pueblos es el jefe guerrero que ataca para proteger a su comunidad y defender su territorio. Pero esa condición se ha radicalizado ante la escasez de alimentos y la reducción de espacios. Pues cada vez hay más presión de madereros ilegales, petroleras, campesinos, misioneros, turistas…

Eso ha hecho que en los últimos años se adviertan la presencia de estos pueblos en zonas como los bloques petroleros 16, 31, ITT, Armadillo y Territorio Huaorani.

Bajo estas condiciones, entre los habitantes de la zona sigue latente el temor, ante el riesgo de que pudieran ocurrir nuevos ataques y encuentros inesperados.

Los monitorean con cámaras

Tras el ataque con lanzas a Ompore y su esposa, a la zona de Yarentaro se desplazó un equipo de la Policía para reforzar el patrullaje. Así lo confirmó María del Carmen Jácome, subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia.

Además, se ayudó con alimentos a los habitantes de Yarentaro para evitar que entren al bosque a cazar y ocurra otro choque.

Jácome insistió que el equipo de patrullaje, reforzado por policías, “tiene protocolos específicos de seguridad. Si hay señales de presencia, tenemos que salir”.

El Ministerio de Justicia asumió desde el 2011 el Plan de Medidas Cautelares, que busca proteger a los pueblos aislados. Tiene a cargo una estación de monitoreo en el sector de Shiripuno para controlar que no haya extracción petrolera y maderera, en la Zona Intangible. Se suman 14 ancianos de las comunidades, como monitores que alertan sobre algún indicio de presencia.

Desde hace seis meses, se mantienen cámaras trampa en la selva para monitorear a estos grupos. “Hasta ahora solo se ha registrado el movimiento de animales. Se busca tener señales de presencia para determinar un radio de acción y alertar al Ministerio de Energías Renovables y a los campesinos”.

Mañana, unos 200 huaorani se reunirán en Miguaguno, a una hora y media de Coca. Según Manuela Ima, presidenta de la Asociación de Mujeres Huaorani, allí se analizará el ataque a Ompore y tratar de calmar los ánimos.

Las medidas asumidas no han frenado el desangre de la selva

21/07/1987

El vicario Alejandro Labaka y la religiosa Inés Arango mueren lanceados cuando trataban de hacer contacto con tagaeri. Ocurrió en Tigüino y Menkaro, en Pastaza.

02/02/1999

Mediante el Decreto Ejecutivo 552 se creó la Zona Intangible para proteger a los pueblos aislados. Sin embargo, se la delimita recién en el 2007.

26/05/2003 23

mujeres y niños taromenane murieron en Bataburo, límite entre Pastaza y Orellana. Fueron atacados presuntamente por guerreros huaorani, movidos por madereros.

11/09/2005

Johnny España, un trabajador maderero, falleció lanceado durante un enfrentamiento con indígenas en aislamiento. Sucedió en Shiripuno-Cononaco Chico.

12/04/2006

En el sector Cononaco (río Chiripuno) dos madereros fueron atacados por un grupo oculto. William Angulo, murió en un hospital de Quito, a donde llegó con heridas graves.

10/09/2006

Los pueblos en aislamiento recibieron las medidas cautelares. Fueron otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

18/04/2007

El presidente Rafael Correa hace público el documento sobre Políticas de Protección a los pueblos en aislamiento. En enero firmó el Decreto 2187 para delimitar la Zona Intangible.

02/03/2008

Luis Castellanos, un motosierrista, falleció luego de ser lanceado. Este suceso ocurrió Rumiyacu, en la vía Armadillo, cerca de un campamento maderero.

10/09/2009

Tres campesinos: Sandra Zabala y sus hijos Byron y Damaris Duche murieron en un ataque con lanzas. Fue en el sector Los Reyes, a 500 m de la plataforma Hormiguero Sur.

05/03/2013

El guerrero huaorani Ompore Omeway y su esposa Buganei Cayga son atacados con lanzas. Estaban en el bosque, a unos 150 metros, de la comunidad Yarentaro, en la vía Maxuss.

 

Source: El Comercio

Dos huaorani murieron atravesados por lanzas en su territorio

Ampliar Dos huaorani, un hombre y una mujer de unos 75 años, murieron atacados con lanzas, presuntamente, por un grupo de tagaeri.

 Dos huaorani, un hombre y una mujer de unos 75 años, murieron atacados con lanzas, presuntamente, por un grupo de tagaeri. Este, junto con los taromenane, son los dos últimos pueblos no contactados en la Amazonía ecuatoriana.

El trágico accidente habría ocurrido la noche del lunes 4 se marzo en la comunidad huaorani Yarentaro, a 230 km del Coca, provincia de Orellana.

La tarde de este martes 5 de marzo, una delegación integrada por delegados de la Policía Judicial, Fiscalía y Gobernación de Orellana, junto con dirigentes huaorani y militares, ingresaron en helicóptero al lugar.

De vuelta, en declaraciones breves, César Nihua, dirigente principal de la Organización Huaorani en Orellana, confirmó la muerte de los dos ancianos (una especie de jerarcas en su comunidad). “Los demás en la comunidad están muy enojados por las muertes. Mañana (miércoles) nos reuniremos aquí en Coca con las autoridades nacionales y más dirigentes para ver qué hacemos”.

Eduardo Pichilingue, coordinador del Observatorio de Derechos Colectivos del Ecuador, dijo que a Ompore, el hombre, le habrían atacado con 16 lanzas. Además, que Buganey, la mujer, quedó agonizante y fallecería más tarde.

“Ellos eran padres de los líderes de Yarentaro, quienes ya se habrían internado hacia la selva a buscar a quienes los atacaron. Aún no se sabe cuántas lanzas habrán utilizado, ni la hora exacta de lo ocurrido”. La delegación de autoridades se trasladó desde la IV División de Ejército Amazonas para hacer el levantamiento de los cadáveres y las primeras indagaciones.

Se sospecha que el grupo de tagaeri habría llegado hasta la comunidad de Yarentaro, al final de la vía Maxus, que avanza desde Coca por un campo petrolero en el Parque Nacional Yasuní y llega hasta el Territorio Huaorani.

No es la primera vez que ocurre este tipo de tragedias. En ocasiones anteriores ya ocurrieron ataques con lanzas a gente que extraía madera del Yasuní y a colonos que habitan en la zona.

El Estado ecuatoriano tiene establecida una Zona Intangible, un territorio en el Yasuní para la protección de los tagaeri y taromenane.

Pero, según los defensores de estos pueblos, son nómadas y se desplazan largas distancias en busca de alimento. Además, de que cada vez más son hostigados por traficantes de madera fina y por la extracción petrolera.

Source: El Comercio

La dirigencia huaorani pide replantear las medidas de protección

Ampliar César Nihua, presidente de la Organización Huaorani de Orellana, pidió respetó para las comunidades huaoranis luego de la muerte de dos personas atacadas con lanzas por grupos no contactados en la Amazonía. 

Llevaba puesto  una corona hecha con plumas multicolores y un collar elaborado con semillas. César Nihua, presidente de la Organización Waorani de Orellana (ONWO), cuestionó las medidas de protección a los pueblos no contactados y a las comunidades huaorani.

El dirigente hizo estas observaciones el jueves 7 de marzo, tras la muerte de dos personas en Yarentaro, una comunidad ubicada cerca del Parque Nacional Yasuní. Este hecho trágico ocurrió a eso de las 08:40 del 5 de marzo.

En una pequeña oficina de la ONWO, adecuada en el segundo piso de una casa esquinera, junto al parque central del Coca, capital de la provincia de Orellana, en la Amazonía ecuatoriana.

Sentado junto a una mesa, el dirigente dijo a EL COMERCIO que los fallecimientos de Ompore, un cazador-guerrero de 70 años, y de su esposa Bogueney deben ser entendidos como desde la cosmovisión huaorani. Además, que se debe considerar  la relación que existe entre las familias que iniciaron contacto desde 1956 y quienes aún prefieren vivir sin relacionarse con el resto.

Según Nihua, los atacantes pertenecen a la familia taromenane (junto con los tagaeri son los dos únicos pueblos no contactados que superviven en la Amazonía ecuatoriana). Agregó que estos antes habrían advertido a Ompore sobre las molestias que les causaba el ruido de los motores en los campos petroleros de la zona. Además de la tala de los árboles y la presencia de extraños.

Incluso, dijo Nihua, que le había pedido que ayudará a solucionar ese problema. Pero que al considerar que Ompore no cumpliera con ese compromiso lo habrían atacado. A él lo impactaron con 12 lanzas y Bogueney, con cinco.

El dirigente huaorani subió el tono de su voz cuando insistió en la necesidad de que el Estado ecuatoriano y la sociedad internacional tomen acciones inmediatas. Una de ellas es la de frenar cualquier intento de utilizar hechos como el de Yarentaro “como un excusa para justificar cualquier contacto forzado que lleven al exterminio de los tagaeri y taromenane”.

También pidió que se replanteara el Plan de Medidas Cautelares, una iniciativa que empezó como parte del Ministerio del Ambiente y ahora está a cargo del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos. Propuso que esta rinda cuentas a las comunidades huaorani, a la sociedad ecuatoriana y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En medio de un calor sofocante y cortes permanentes de energía eléctrica en el Coca, Nihua continuó la tarde de este jueves con diversas gestiones. Una de ellas es la de conseguir alimentos para los habitantes de Yarentaro. Estos por temor a nuevo encuentro con el grupo no contactado prefiere no adentrarse en el bosque para ir de cacería y en busca de alimentos.

Source: El Comercio

Editorial: SELVA-Vida Sin Fronteras

Selvavidasinfronteras.wordpress.com

Editorial Committee

David Dunham

Arno Ambrosius

Gustavo López Ospina

Mariana Almeida

Pieter Jan Brouwer

Assistant: Emilia Romero

The Amazon Pink Dolphin’s Voice is associated with the International Environmental Mission, a grass roots citizens movement created by Chilean Senator Juan Pablo Letelier.

SELVA Vida Sin Fronteras acknowledges Kevin Schafer’s important contribution towards protecting the highly endangered Amazon pink fresh water dolphin. Title photographs of our “The Amazon Pink Dolphin’s Voice” were taken by Mr. Schafer. 

 
Advertisements

~ by FSVSF Admin on 27 March, 2013.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: