The Amazon Pink Dolphin’s Voice on Oil: Deepwater Horizon & Correa’s Libertador to be sold.

Is Deepwater Horizon the New Ecuador?

Nearly two years after the worst accidental offshore oil spill in the history of the energy industry, some of the biggest companies in the world are busy pointing their legal fingers at one another in court over who has to pay what in claims, damages and fines over the deadly Deepwater Horizon oil spill. A federal judge this week ruled that BP is still obligated to a clause in its contract with Transocean that would protect the rig owner from damages related to the spill. That means BP still has to shell out money to settle claims filed by those along the southern U.S. coast impacted by the spill. BP, meanwhile, is suing Halliburton, something Halliburton said was ridiculous.  If the legal mess over Chevron’s case involving Ecuador is any indication, former BP boss Tony Hayward will be pushing 80 before this gets settled.

Oil gushed from the Macondo well thousands of feet below the surface for most of the summer of 2010 before crews were finally able to control the spill. Fishing lanes were closed and the coastal tourism sector, still recovering from Hurricane Katrina, suffered dearly.  Eleven rig workers were killed.

A federal report determined a faulty cement barrier was at least one of the underlying causes of the accident. In October, the government outlined seven different violations for operator BP, four for rig-owner Transocean and four for Halliburton, which worked on the cement barrier. BP sued Halliburton, which said it was looking forward to court.

Ecuadorian and U.S. courts were involved in a case that more or less started in the 1970s, depending on which part you examine, when Chevron was accused of dumping billions of gallons of untreated wastewater into the rainforest. They even made a movie out of it! Both sides are locked in a legal mess that is still in some lower court somewhere hung up on who knows what. While that’s the first time an indigenous group managed to sue a giant corporation like Chevron, some legal aspects of the case that began some 40 years ago are still locked in court somewhere and there’s no end in sight.

During federal investigations into the 2010 oil spill, all three companies collectively blamed each other for the disaster that prompted Hayward to complain he wanted his life back. BP is unlikely to abandon trying to spread the financial liability anytime soon. If 30,000 Ecuadorians backed by the slick and oh-so persistent Amazon Watch can keep Chevron tied up in court for this long, one can only imagine how long the Deepwater Horizon mess will linger in the courts.

Source: Oil Price

 

 

Las joyas de la corona irán a manos privadas

Ampliar En el pozo Aguarico 18D, en Sucumbíos. Los trabajadores de la estatal ecuatoriana Petroecuador realizan las labores de perforación.

Alberto Araujo Desde Shushufindi y Libertador 00:00 Lunes 30/01/2012 La frondosa vegetación de la selva Amazónica todavía rodea las estaciones y los pozos de los principales campos petroleros del Ecuador, pese a que las zonas han sido explotadas desde hace 40 años.

La imparable extracción del crudo desde 1967, en un inicio por el consorcio CEPE-Texaco-Gulf y luego por Petroecuador, ha ido disminuyendo la producción de los pozos hasta el 60%.

Ese es el caso de los campos estatales Shushufindi y Libertador, que en los próximos días serán intervenidos por las empresas privadas Schlumberger, Tecpetrol y Sertecpet para aumentar el recobro del petróleo, principal fuente de financiamiento del país.

Ambas áreas —junto con Sacha, Cuyabeno, Lago Agrio y Auca— conforman el grupo de las ‘Joyas de la corona’, por ser los campos más productivos, de mayores reservas y de mejor calidad de petróleo del Estado ecuatoriano.

Menos de 21 minutos demora el traslado desde el hangar de Petroecuador, en Lago Agrio, al campo Shushufindi, en una de las tres avionetas Pilatus Porter de la petrolera estatal con capacidad para nueve pasajeros.

Desde el cielo, como una mancha de café con leche, irrumpe el río Aguarico entre los frondosos y gigantescos árboles amazónicos. Y a pocos segundos se divisan los tanques de almacenamiento de crudo, gas y aguas de formación de la estación central Shushufindi, centro de operaciones del campo del mismo nombre.

El campo Shushufindi se extiende a lo largo de 289 kilómetros cuadrados de superficie (el 82% de la superficie de Quito).

La palabra proviene de las voces cofanes shushu (puerco saíno) y findi (colibrí) porque en el área abundaban estas dos especies.

A 3 kilómetros de la estación central, el 11 de enero de 1969 el consorcio estadounidense Texaco-Gulf perforó el primer pozo del campo bautizado como Shushufindi 01, con una producción de 2 621 barriles diarios y un corte de agua del 0,1%. De cada 100 barriles de fluido extraído, 99,9 eran petróleo y 0,1 agua.

Además, el levantamiento del crudo era por flujo natural. Es decir, que la presión contenida en el propio yacimiento empujaba el petróleo hacia la superficie sin ningún tipo de método artificial.

El coordinador de Producción de Shushufindi, Galo Naranjo, quien trabaja en el área desde hace 34 años, cuenta que cuando se descubrió el campo prácticamente no existían carreteras y mucho menos poblaciones. El transporte era por helicóptero.

Ahora, el mismo pozo Shushufindi 01 se encuentra rodeado de casas y fincas. Pocos metros lo separan del burdel Excalibur, una de las decenas de centros nocturnos de la zona, en cuyo frente se distingue la leyenda: “Dios perdona siempre; el hombre, a veces; la naturaleza, nunca”.

Luego de cuatro décadas de explotación, Shushufindi 01 sigue aún activo con una producción de 1 016 barriles diarios pero con un corte de agua en el campo del 63%. De cada 100 barriles de fluido, 63 son agua y 37 crudo.

Adicionalmente, para sacar el petróleo a la superficie se deben utilizar bombas eléctricas.

En el momento, de los 115 pozos activos del campo la mayoría está rodeada de viviendas y seis están dentro la ciudad de Shushufindi, de 40 000 habitantes.

A este problema se suma el hecho de que las tuberías que conectan los pozos con la estación central de Petroecuador —donde se almacena el crudo para su envío a Lago Agrio— pasan por debajo de esa ciudad, levantada tras la explotación petrolera. “Una vez, una tubería se rompió e inundó de petróleo la sala de la casa de un poblador”, cuenta el superintendente del Distrito Amazónico de Petroecuador, Lex Montaño.

Naranjo espera que con las nuevas inversiones de la firma Schlumberger en el campo mejoren la producción en bien del país, aunque confiesa que hay incertidumbre entre los trabajadores petroleros ante la llegada de la compañía privada, al igual que en Libertador.

Shushufindi en cifras

Es el campo estatal   con mayores reservas, según datos de la Espol, con 1 590 millones de barriles.

De estos, se han explotado hasta ahora 1  157 millones de barriles . Desde 1972, el campo ha producido un promedio de 82 098 barriles al día con una calidad de crudo de 28,5 grados API. La producción alcanzó su pico en 1985 con 120 000 barriles.

Al momento produce 48 000  barriles.  El primer   administrador  fue el consorcio Texaco Gulf. En 1974 entró la estatal CEPE  al consorcio. En 1990 el campo pasó a Petroecuador.

Source: El Comercio

Editorial: Selvavidasinfronteras.org

 

Advertisements

~ by FSVSF Admin on 30 January, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: