José Ayala Lasso: Libia, Siria y Correa

 

 

La Cancillería ecuatoriana, ante los avances militares de la “primavera de la juventud árabe” que transformó la realidad política del norte de África, primero en Túnez, luego en Egipto y ahora en Libia, manifestó recientemente su “preocupación” por los derechos humanos en Trípoli y condenó la acción multilateral de la OTAN calificándola de “invasión”. Al mismo tiempo, en el seno de las Naciones Unidas, votó en contra de la formación de un grupo para investigar la violenta represión en Siria, que la Alta Comisionada para los derechos humanos ha equiparado a un crimen contra la humanidad. Todos los países árabes votaron a favor del grupo de investigación.

Por su parte, la Corte Penal Internacional de La Haya inició procedimientos contra el Coronel Gadafi acusándolo también de haber reprimido a los insurgentes en forma equivalente a un crimen de lesa humanidad.

El gobierno ecuatoriano parece haber olvidado importantes principios tradicionales de la política internacional del Ecuador. En primer lugar, la acción multilateral en Libia fue autorizada por el Consejo de Seguridad, cuyas decisiones son obligatorias para todos los Estados de la ONU, entre ellos el Ecuador. Mucho antes, el Presidente Roldós, atento a la sensibilidad del pueblo y consciente de la evolución del Derecho Internacional, obtuvo que la Comunidad Andina aprobara la llamada “Carta de Conducta”, en 1980, que consagra el principio de que una acción internacional para proteger los derechos humanos no puede considerarse intervención indebida en asuntos internos de un Estado. Este principio fue recogido por la Cumbre Mundial de 1993 sobre derechos humanos, que aprobó la Declaración y Plan de Acción fundamentales para la defensa de la dignidad humana. En 1997, respondiendo a la conciencia humanista de su pueblo, el Ecuador fue el primer país en aprobar un Plan Nacional de DD.HH., al que la ONU consideró, para honra de nuestro país, modelo aplicable a todo el mundo.

Con estos antecedentes, sorprende e incomoda la posición del gobierno del Presidente Correa en esta importante y delicada materia. Reviviendo la atmósfera que imperaba en la época de la guerra fría, el Ecuador cree ahora que los derechos humanos son un arma política que se puede emplear para favorecer a los aliados ideológicos o a aquellos regímenes por los que siente una simpatía tan incomprensible como significativa, como los de Irán, Libia, Siria, Corea del Norte…

Los derechos humanos deben prevalecer siempre. Toda violación, ya provenga de líderes mesiánicos autoritarios eternizados en el poder o de fuerzas internacionales que se sobrepasan en cumplir su mandato, debe ser investigada y condenada. ¿Podrá entenderlo así la dirigencia de la Cancillería ecuatoriana actual?

Fuente: http://www.elcomercio.com/jose_ayala_lasso/Libia-Siria-Correa_0_542945867.html

Advertisements

~ by FSVSF Admin on 29 August, 2011.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: