Río Blanco, listo para la extracción

El camino es de tierra, angosto y con baches. Luego de dos horas de viaje, desde la vía principal de la parroquia cuencana Molleturo, se accede al proyecto minero Río Blanco, que está a 65 kilómetros al noreste de la capital azuaya.

Al llegar se divisan las casas de madera del campamento de la minera canadiense San Luis Minerales International Minerals Corporation (IMC).

Un guardia inspecciona el ingreso y la salida del campamento, que funciona desde 1998. En ese año se iniciaron los estudios de factibilidad y las primeras exploraciones. Según el jefe del proyecto, Alonso Mora, esperan que el Régimen autorice la explotación.

Mora asegura que tienen los estudios previstos para la aprobación. “Será una minería responsable, con tecnología adecuada y beneficios para la población”. Esa extracción preocupa al vocal de la Junta Parroquial de Molleturo, Vicente Gutama, porque considera que afectaría a las vertientes de agua de Cuenca, Molleturo…

 

Una parte de la población se opone a la extracción. En enero del 2009 hubo una protesta, en la cual hubo dos policías heridos y una ambulancia quemada. El 29 de mayo, el personal de la minera iba a mostrar el proyecto, pero un grupo de opositores lo impidió.

Para Gutama, la extracción sería una solución momentánea a los problemas económicos, “luego sufriremos la contaminación”.

 

A 400 metros del campamento está la veta Alejandra, que tiene oro y plata. Está a 3 800 metros de altitud. Allí, el viento sopla fuerte en medio de un vasto pajonal y cuando está despejado se observa -a lo lejos- al volcán Chimborazo.

 

Por un camino de tierra y piedras, donde no hay acceso para vehículos, se llega a la veta. En el interior la roca tiene diferentes colores con predominio del rojo y negro. Según los técnicos, eso evidencia la presencia de oro y plata.

 

El proyecto tiene una concesión de 5 700 hectáreas en la zona Río Blanco. “Solo se usará el 20% para explotar 605 000 onzas de oro y 4,3 millones onzas de plata”, dijo Iván Leiva, geólogo de IMC.

Según él, una vez que exista la autorización estatal se prevé invertir USD 120 millones. Se harán las adecuaciones en la veta, se construirá un túnel de acceso, rampas espirales y galerías para la explotación subterránea.

 

Se implementará un sistema de aire a través de mangas, tubos y canales. En el exterior se construirá una planta de procesamiento.

 

Según Mora, el material de la mina será transportado a los molinos convirtiéndose en arenas finas para luego mezclarse con cianuro en piscinas. “No habrá descargas a los ríos. No debemos temer al cianuro porque muchas industrias lo usan para elaborar medicinas, tintes, cosméticos, artículos fotográficos…”.

 

Ese argumento no convence a Elsa Urgilés. Dice que el cianuro contaminará el agua que consume y habrá problemas de salud.

Ese criterio no es compartido por todos los habitantes de Molleturo. Ángel Huallas, de la comunidad San Pedro de Yumate, opina que la empresa protege los recursos y la naturaleza. Él trabaja desde hace seis años con la minera; se encarga del manejo integral de las microcuencas de la zona.

 

Huallas dice que buscan que las familias tengan riego en sus parcelas y que aprovechen el agua. “Se mejoran la huerta y la alimentación y ganan dinero”.

 

El rechazo al proyecto se mantiene en Azuay. Según Lina Solano, de la Coordinadora Nacional de la Defensa por la Vida y la Soberanía, sería un peligro si la empresa opera, porque intervendrá en territorio que es parte del Parque Nacional Cajas.

El subgerente del parque, Alfredo Martínez, no quiso dar su criterio. Quien sí se pronunció fue el alcalde de Cuenca, Paúl Granda. Él pidió al presidente Rafael Correa que la explotación no se realice en las zonas de las vertientes.

 

En su última visita a Cuenca, Correa dijo que las negociaciones con las mineras se demoran porque se analiza que no existan afectaciones al ambiente y que las regalías sean beneficiosas.

 

Hasta tanto, los 100 trabajadores del campamento cumplen con sus tareas como siembra de plantas, atención médica, monitoreo del aire, agua, flora…

Los reclamos y aportes

Molleturo tiene 8 500 habitantes y 72 comunidades. La empresa canadiense IMC entregó USD 82 000 a la Junta Parroquial para obras en el poblado.

El presidente de la Junta Parroquial de Molleturo, Néstor Chapa, dijo que la Constitución permite la minería y él trabaja en forma coordinada con la firma.

Fuente: http://www.elcomercio.com/pais/Rio-Blanco-listo-extraccion_0_542345877.html

 

 

 

 

Advertisements

~ by FSVSF Admin on 26 August, 2011.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: